jueves, 19 de julio de 2018

Reseña: El oro del depredador - Phillip Reeve


¡Hola lectores! Hoy vengo a hablarles de un libro que estaba esperando hace varios meses: El oro del depredador, de Phillip Reeve, la continuación de Máquinas mortales.

Sinopsis: "En un mundo que se está quedando sin recursos, la ingente ciudad de Londres intenta sobrevivir como puede. Tom y Hester están en un vertedero helado esperando a la muerte tras un fallo en los motores de la Jenny Haniver. Pero, en el último momento, los dos darán con Anchorage, una ciudad de hielo que habría sucumbido tiempo atrás.".

Empecé este libro con muchísimas ganas, amé Máquinas mortales y quedé súper ansioso esperando que la segunda parte llegara a Uruguay. Y ahora que leí el libro, no termino de decidir si me gustó o no.

En primer lugar, en este libro el autor aprovecha para expandir el mundo que nos presentó en Máquinas mortales. Conocemos nuevas regiones, nuevas ciudades, nuevas máquinas... Y tengo que decir que sigue gustándome el mundo que ideó Reeve. Me encanta la mezcla de futuro "distópico" y steampunk de la ambientación, creo que es un mundo sólido y coherente.

En cuanto a los protagonistas, que no llegaron a desarrollarse demasiado en el libro anterior, en este libro sí se nota una especie de "evolución" (o al menos en Hester. Tom sigue siendo un pelotudo). Hester atraviesa un montón de situaciones y revelaciones que la hacen cambiar un poco su forma de ser, aunque a mi parecer esta transición se dio demasiado rápido y no terminé de creérmela. En cuanto a Tom, no sé qué pensar de él. En el primer libro me gustó bastante, pero en esta segunda parte el tipo tiene algunos pensamientos y actitudes bastante egoístas y desagradables que me sorprendieron y me hicieron ver con otros ojos al personaje. Sobre esto voy a explayarme un poco más hacia el final de la reseña.

Phillip Reeve
Acompañando a Tom y Hester tenemos nuevos personajes, entre los que destacan el profesor Pennyroyal, Freya y Caul. El personaje de Pennyroyal es importante porque es quien pone en marcha todos los acontecimientos de la novela cuando contrata a la pareja de aviadores para que lo lleven a la ciudad flotante de Brighton. Sin embargo, me pareció un personaje súper predecible y con poco contenido. Freya, por otra parte, es la margravina de Anchorage, algo así como la alcaldesa (por no decir monarca) de la ciudad. También es un personaje muy importante y evoluciona muchísimo a lo largo de la novela. Si bien me resultó insoportable durante la mitad del libro y me pareció súper predecible, creo que fue de mis personajes favoritos. Por último pero no menos importante tenemos a Caul, que es un "chico perdido", o sea un ladrón. Caul es un personaje que si bien está presente casi desde el principio, recién cobró más importancia más o menos por la mitad de la historia, y pronto se ganó mi cariño. A mi parecer no tuvo mucho desarrollo su personaje, pero me gustaría leer más sobre él en el próximo libro.

En cuanto a la trama del libro, para mi no fue la gran cosa. No hubo un hilo conductor central al igual que en Máquinas mortales. En este caso creo que la historia está compuesta por varias subtramas enganchadas, lo que hace del libro en general algo poco trascendente. No sé de qué va el tercer libro, pero sentí como si El oro del depredador fuera una especie de introducción a la novela siguiente, como si fuera una excusa para poner las piezas en los lugares correctos para lo que ocurrirá más adelante. De hecho algunas de estas subtramas de las que hablo quedan semi abiertas, indicando que sabremos más al respecto en el siguiente libro. Pero bueno, hablando en términos generales, el libro me pareció bastante predecible y vago, no sentí que hubiera una trama fuerte que guiara la historia y eso lo hizo perder calidad en comparación con el anterior. Definitivamente si leyeron Máquinas mortales y no les convenció la historia, no les recomiendo que lean El oro del depredador.

Y ahora quiero detenerme en algo que, si bien entiendo más o menos el por qué de que aparezca en el libro, me chocó bastante. Puede que haga spoilers sobre el tema así que están advertidos. Se trata de la relación tóxica entre Tom y Hester. Por un lado tenemos a Hester, que está súper enamorada de Tom y hace cualquier cosa con tal de que no la abandone. Sin embargo, en lo personal me pareció más como una obsesión, Hester no quiere separarse de Tom porque si bien siente que no lo merece, él es el único que le ha demostrado afecto más allá de su aspecto físico (recordemos que le falta parte de la nariz y tiene horribles cicatrices en el rostro). Por otro lado tenemos a Tom, que en el libro anterior se enamoró de Hester y en este encuentra a una chica más linda y empieza a tener pensamientos del tipo "ojalá Hester no fuera tan fea". Y no exagero, literalmente en el libro dice eso. Tom tiene un momento de duda respecto a sus sentimientos, se aleja de Hester y luego, cuando se da cuenta de que no es nadie sin ella, vuelve a buscarla. ¿Entienden mi indignación? ¿Qué clase de relación es esa? Hester obsesionada con Tom y arrastrándose con tal de que no la deje, y Tom recordando que la ama solo cuando se da cuenta de que no está preparado para enfrentar el mundo en que viven y necesita de la dureza de ella. Además, como dije al principio, entiendo por qué es importante remarcar el hecho de que Hester tenga el rostro desfigurado, es un detalle MUY importante en la psiquis del personaje, influye muchísimo en su personalodad, y me parece perfecto porque no estamos acostumbrados a leer este tipo de personajes. Pero en este libro el autor se esmeró demasiado en recordarnos lo desagradable que es Hester. A cada rato alguien estaba haciendo alusión a lo fea, amargada, desconfiada y horrible que es, y creo que no era necesario. Sinceramente hizo que por momentos no disfrutara de la lectura.

En fin, para resumir, El oro del depredador es una novela bastante floja que no cubrió del todo mis expectativas. Tiene puntos a favor y puntos en contra, pero en general no le llega ni a los talones a Máquinas mortales. Igualmente pienso seguir con la saga porque amo el mundo creado por el autor y me intriga saber qué rumbos irán a tomar los perosnajes ya que, como dije antes, sentí esta novela como una especie de introducción o preparación para lo que puede ocurrir en el siguiente libro.

3 comentarios:

  1. Hola! Bueno, a mí el primero me pareció meh, así que imaginate que ni ganas de seguir la saga. Sin embargo, sí quiero comentar unas cositas.

    A mí Hester me pareció un personaje muy desaprovechado y maltratado, y pasé mal (mucha rabia) cada vez que se hacía mención a su fealdad. No porque opine que un personaje no pueda ser feo, sino por la forma y la intención. No era una reivindicación, no era un detalle de su físico y no era algo que la hiciera crecer. Era simplemente crítica constante y dañina. Entonces, esto que contás ahora, me rompe pila las pelotas y me hace tener todavía menos ganas de leerlo.

    Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Metí por ahí una coma que no iba, no me lo tengas en cuenta que dormí mal (?

      Eliminar
    2. ¡Hola Sofi! Muchas gracias por comentar. Justamente, como dije por ahí arriba, si no les gustó Máquinas mortales ni se molesten en leer el segundo porque lo van a odiar. Y en cuanto a lo de Hester, me gusta muchísimo su personaje, y entiendo que el hecho de ser fea contribuye un montón a su forma de ser (recelosa, desconfiada, solitaria, "amargada"), y en este libro tiene una especie de evolución que me gustaría saber a dónde va a ir a parar. Coincido en lo que decís vos, mientras leía sentía muchísima rabia porque constantemente se estaba mencionando lo fea que era y resultaba molesto, pero de nuevo, me da curiosidad saber cómo va a seguir este personaje en los dos libros siguientes.
      ¡Besote! :)

      Eliminar